Noticias

NOTICIAS - UMSA

El esfuerzo digital que aborda cada noticia de tu universidad en todas las dimensiones
UMSA LA MEJOR

La Universidad Mayor de San Andrés  advierte, mediante misiva dirigida  al Presidente, sobre    los riesgos  del uso de  glifosato en la producción de soya transgénica en el país.  La alerta llega tras un nuevo estudio  científico de EEUU que ratifica la relación de ese herbicida con el cáncer. El Gobierno autorizó hace unos días  cultivos de otras variedades genéticamente   modificadas.

“El artículo científico que adjuntamos da evidencias muy fuertes de que el glifosato incrementa el riesgo de cáncer en un 41%. Con base en este nuevo estudio nos parece ineludible que el Gobierno nacional revise su política en relación con: el uso y promoción de la soya transgénica, el uso del glifosato (que lamentablemente va aparejado de forma obligada a la soya transgénica) y dé un apoyo contundente y de gran magnitud a los cultivos orgánicos, tanto de soya como de otros productos agrícolas de Bolivia”, dice la carta abierta firmada  por el director del Instituto de Ecología de la UMSA, Luis  Fernando Pacheco Acosta.

En agosto pasado, el jardinero estadounidense Dewayne Johnson, enfermo de cáncer, ganó una demanda contra la compañía Monsanto, que fue sancionada  por no advertir que el glifosato que contenían sus herbicidas implicaba riesgo cancerígeno. Hace una semana, otro jurado de EEUU dictaminó que ese químico fue “un factor importante en el origen del cáncer”  de otro demandante.

De  acuerdo con datos oficiales, en  Bolivia más del 90% de la soya producida  usa glifosato. El pasado 18 de marzo, el Gobierno, la Confederación de Empresarios Privados  y los productores cruceños firmaron un acuerdo para la siembra de  una nueva variedad transgénica del grano.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, informó entonces que esa producción  será destinada   al  biodiesel.  “Para ello se ampliará la frontera agrícola en  250 mil hectáreas nuevas de soya en Santa Cruz. Estos cultivos  producirán 100 millones de litros de biodiesel para mezclar al 5% con diésel de petróleo”, explicó.

Ninguna de las partes que firmaron el acuerdo  adelantó cuál será la nueva variedad de soya genéticamente modificada. Sin embargo, en la etapa previa a la firma se habló de la semilla HB4, que es resistente a la sequía.

Las semillas transgénicas  son resistentes a plagas pero degradan el suelo.

 

El glifosato y los transgénicos

El 10 de febrero, cinco científicos de las universidades estadounidenses de Washington y Berkeley publicaron el estudio Exposición a herbicidas a base de glifosato y riesgo de linfoma no Hodgkin: un metanálisis y evidencia de respaldo.

Los resultados  comprueban  que  las personas expuestas al glifosato tienen un 41% mayor de riesgo para desarrollar el linfoma no Hodgkin, un  cáncer que comienza en los glóbulos blancos. El pesticida analizado se usa en   casi la totalidad de los cultivos bolivianos de soya.

 

 “La carta enviada al Presidente  expresa, desde el punto de vista académico y científico, la preocupación que tenemos los bolivianos por el uso del glifosato. Este es un herbicida  que va asociado a la soya, maíz y algodón transgénicos, que   hoy son parte de la agenda del agro negocio que quiere imponer el Gobierno con el pretexto de la sequía y el ataque del cogollero”,  manifestó el experto en biotecnología y director de PROBIOMA, Miguel Ángel Crespo.

Y añadió: “La ciencia se basa en evidencias y  felicitamos que  la UMSA, mediante el Instituto de Ecología se pronuncie  y respalde su oposición a la introducción de más eventos transgénicos”.

 En Bolivia, el impacto del glifosato asociado con la soya transgénica ha originado la aparición de nueve tipos de malezas resistentes, cuyo control  requiere de más químicos. Los productores han empezado a usar otros herbicidas – el 2-4D o el paraquat- como complementos para glifosato, que elevan su nivel de toxicidad.

“El impacto del glifosato   no solamente se da en los suelos, en las aguas y en los productores, sino también en las poblaciones cercanas a los campos que se fumigan. También quedan residuos que permanecen en los granos que son cosechados y   procesados para  alimentar  al ganado y para el consumo humano”, alertó Crespo.

 

“Los transgénicos vulneran la CPE”

La producción de transgénicos en Bolivia vulnera la Constitución Política del Estado, manifiesta   el abogado Manuel Menacho, de la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos.

La norma nacional -aseguró en un manifiesto- “prohíbe la importación, producción y comercialización de organismos genéticamente modificados y elementos tóxicos que dañen la salud y el medioambiente. Asimismo la CPE señala que el Estado tiene la obligación de garantizar una alimentación sana”.

Argumentó que la Ley 300 de la Madre Tierra establece en su Artículo  24 que el Gobierno debe desarrollar acciones de protección del patrimonio genético de la agro biodiversidad. “La norma señala que esta acción debe realizarse a través de la  prohibición de la introducción, producción,  uso, liberación y comercialización de semillas transgénicas”, sostuvo.

 

Fecha de Publicación: 25 mar 2019

Las políticas del Gobierno con respecto a  los cultivos transgénicos y el uso del glifosato están exponiendo a la   población al cáncer,  advirtió el experto investigador de la UMSA, Roger Carvajal.  Manifestó que el pesticida puede estar presente en algunos alimentos que consumen los bolivianos,  pero  no se  hacen  estudios al respecto.

“Desde que se  empezó con el  uso de  glifosato en grandes cantidades, han aumentado los casos de  autismo, enfermedades hepáticas y  problemas renales. A veces no nos explicamos por qué han aparecido de repente, pero la asociación está clara. Al margen del daño que hace este herbicida al medioambiente se debe ver el tema de la salud. La carta enviada por el Instituto de Ecología ha sido una muy buena medida para poner en alerta al Gobierno. Estamos exponiendo al cáncer a nuestra población”, sostuvo Carvajal.

A los resultados del estudio publicado en febrero por  científicos estadounidenses, se suman investigaciones de varias instituciones internacionales  que evidencian  la presencia del agrotóxico  en diferentes alimentos. No hay estudios similares en Bolivia.

“Un análisis de esa naturaleza es necesario  y se puede hacer en el país; pero nadie lo pide. El Gobierno  lleva adelante ese estudio”, sostuvo el experto.

De acuerdo con Carvajal,  hay altos indicios de la presencia de glifosato  en la harina de trigo argentino que se usa para la elaboración  de pan. “Gran parte de este insumo proviene de Argentina. En el vecino país utilizan el glifosato para matar el trigo y facilitar así   la cosecha y ojo que ese trigo no es transgénico. Así nos lo venden y el Gobierno  no está haciendo nada, no pide que se haga un análisis de estos alimentos”.

El estudio científico estadounidense, que establece  que las personas expuestas al glifosato tienen  un 41%  más de riesgo de contraer cáncer, es para el experto “una evidencia del daño que causa el herbicida”. “Esos resultados deberían ser tomados en cuenta y analizados  por  las instancias de salud de todos los países, incluyendo el nuestro”.

“Hay que recordar que estamos tratando de armar un sistema de salud que no es sólo  de atención sino de prevención. En lugar de tener muchos enfermos de cáncer en unos años, deberíamos trabajar en prevenir el cáncer. También hay que saber que con el glifosato   no solo está el riesgo  de contraer esa enfermedad; hay otros sobre todo de nefrotoxicidad y daños al riñón, diabetes y una cantidad enorme de problemas asociados  que se expresan en la salud de  la gente”, sostuvo.

Carvajal advirtió que desde que se “liberó”  la semilla de soya resistente al glifosato se utiliza 500% más de pesticidas. Ello  desmiente al argumento protransgénicos que sostiene que se usan menos tóxicos. Las cifras de importación son la prueba.

“Ellos dicen que se usa transgénicos para no usar pesticidas, pero eso es mentira porque están apareciendo hierbas resistentes que obligan a usar el  doble  de glifosato. En muchos casos  no solo  es ese herbicida  sino que se está usando el agente naranja que se usaba en la guerra de Vietnam, el 2-4D y el Paraquat”, afirmó.

 

Bolivia usa al menos  4 tóxicos prohibidos

 

Productos  Los agroquímicos Paraquat, 2.4-D, Fipronil, Cipermetrina, Endosulfán y Monocrotophos pueden ser encontrados en el mercado formal e informal. Los dos últimos están prohibidos específicamente en Bolivia.

Importaciones  Datos presentados por la ONG Probioma (Productividad Biosfera y Medio Ambiente) muestran que entre 1999 y 2017, la importación legal de agroquímicos se incrementó  de 25 millones de kilos anuales a 152 millones de kilos. Adicionalmente, al menos el 30% de esa cantidad entra por contrabando.

Fecha de Publicación: 25 mar 2019

El Rector participó en el Acto de Entrega de la Certificación de Acreditación con las normas IDO internacionales al Instituto de Servicios de Laboratorio de Diagnóstico e Investigación en Salud (SELADIS)

La acreditación del laboratorio de Endocrinología que recibio la certificación de acreditación  por parte de la Dirección Técnica de Acreditación (DTA - IBMETRO).

 

Nuestra misión

Contribuir  a la mejora en la calidad de vida de la población boliviana proporcionando un servicio de laboratorio de hormonas y biomarcadores confiable y oportuno para coadyuvar en el diagnóstico y tratamiento de patologías endocrinas; a través de la emisión de resultados veraces que cumplan  con todos los requisitos  de calidad, guiados  sobre una base de ética profesional

 

Nuestra Visión

Ser el laboratorio de referencia a nivel nacional en el área de Endocrinología proporcionando servicios especializados con tecnología de vanguardia a los pacientes y personal de salud que lo requiera, convirtiéndonos en el líder de la bioquímica endocrinológica en el laboratorio clínico

Políticas de calidad la políticas de calidad en el laboratorio de Endocrinología y biomarcadores del instituto SELADIS, es ofrecer un servicio de laboratorio de alta calidad especializado en el área  de la Endocrinología, Contando con un equipo humano calificado Constantemente capacitado y actualizado en los procesos de laboratorio en los que participa. Con el fin de satisfacer las necesidades clínicas de los usuarios, brindando una atención oportuna y eficiente a sus requerimientos. Cumpliendo con lo establecido en la norma Boliviana NB/ISO 15189:2012 que nos permita una mejora continua0 en todos nuestros procesos

Fecha de Publicación: 23 mar 2019

Mediante decreto supremo, se declaró el 21 de marzo como el Día del Cine Boliviano en conmemoración de un año más del asesinato del padre jesuita Luis Espinal Campos, un referente del cine posible que tuvo su apogeo en los años 70 en el país.

 

En conmemoración al día del Cine, el Dr. Waldo Albarracín Sánchez Rector de la Universidad Mayor de San Andrés participó en la Inauguración del Cine Club del Programa de Cine y Producción Audiovisual.

 

 

Fecha de Publicación: 22 mar 2019

Los organizadores aseguran que el objetivo del Premio Semilla es destacar a todos los trabajadores del cine nacional y a quienes apoyan de alguna manera a la naciente industria nacional.

El director Marcos Loayza y el gestor Iván Sanjinés recibirán mañana el Premio Semilla 2019, en reconocimiento a su aporte a la cinematografía nacional, tanto en la creación de películas como en la formación y promoción del arte en el país.

Este galardón —creado hace ocho años por la Fundación Cinemateca Boliviana— se entregará en las instalaciones del archivo (calle Óscar Soria 100) mañana a las 19.30. La entrada será libre.

“Se decidió darle el premio a Marcos Loayza en reconocimiento por sus creaciones. Él es de la generación del boom cinematográfico del 95. Aportó mucho con sus películas, entre ellas Cuestión de fe. Es un cineasta paceño por excelencia, aunque también trabajó en otras ciudades”, explicó Mela Márquez, directora de la Cinemateca Boliviana.

Loayza nació en La Paz en 1959. Estudió en el Taller de Montaje de Cine de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), dictado por Justo Vega. Asistió al curso básico en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de Cuba en 1987 (de San Antonio de los Baños). Estuvo en el Taller de Guion dictado por el escritor Alfredo Bryce Echenique en 1989.

Dirigió las películas Cuestión de fe, Escrito en el agua, Corazón de Jesús, Las bellas durmientes y Averno. También dirigió el documental El estado de las cosas, obras de teatro y varios videos. Su último largometraje es candidato para los Premios Platino del Cine Iberoamericano de este año.

Iván Sanjinés fue seleccionado debido a su trabajo en la formación y promoción del cine en diversos sectores del país.

“Él es fundador del Centro de Formación y Realización Cinematográfica (Cefrec). Se dedicó a la formación de cine en las tierras altas y bajas. Iván dejó de lado la producción cinematográfica personal por apoyar a la creación de audiovisual de los pueblos indígenas”, asegura Márquez.

Nació en La Paz en 1963. Estudió comunicación social en la UMSA. Siguió cursos de cine y video en Francia y Cuba. Fundó Cefrec) en 1989. Actualmente trabaja con el Plan Nacional de Comunicación Indígena Originario, proyecto que ha logrado a la fecha capacitar a más de 100 comunicadores indígenas en toda Bolivia.

Los organizadores aseguran que el objetivo del Premio Semilla es destacar a todos los trabajadores del cine nacional y a quienes apoyan de alguna manera a la naciente industria nacional.

Eso quiere decir que los galardonados son más que directores y actores. Se premia guionistas, camarógrafos, productores, gestores, periodistas e historiadores.

Se les entrega una estatuilla que representa la silueta de la actriz Norma Melo, quien se disfrazó del vagabundo de Charles Chaplin para recolectar fondos, el siglo pasado, para construir las instalaciones actuales de la Cinemateca. La actriz fue la primera premiada. (20/03/2019)

Fecha de Publicación: 21 mar 2019

El candidato presidencial por Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Víctor Hugo Cárdenas, dijo que los indígenas actualmente son vistos como “corruptos, mediocres y todo lo negativo”, refiriéndose a los dirigentes que se vieron envueltos, por ejemplo, en el desfalco millonario al ex Fondo Indígena.

“El indígena también había sabido corromperse, vean el caso del Fondo Indígena,  vean la disputa de Juana Quispe, Leonardo Loza en el Chapare, inaceptable. Una señora me dijo en Oruro: ‘Yo voté por usted, pero usted también es indígena como Evo Morales’. Fíjense la tragedia. Lo indígena es sinónimo de corrupción, de mediocridad y todo lo negativo”, dijo Cárdenas.

Recordó que las personas le preguntan por qué se mete como candidato a la presidencia si ya estuvo en política con Gonzalo Sánchez de Lozada y por qué no da la oportunidad a gente joven.

 “La política no es un concurso de edad, de belleza, de caras bonitas, de honestos o deshonestos, la política en realidad es un concurso de políticos buenos y malos en Bolivia y en el mundo, porque si ponemos edad vamos a ver que hay viejitos que han estado en el poder y le han dado la solución del país, lo que los jóvenes no han podido o viceversa. Ser joven o viejo no es nada mortal ni negativo para la vida política”, señaló.

Uso de armas

El candidato a la Presidencia hace unos días propuso que las mujeres tengan autorización para el porte de armas como método para bajar los índices de violencia, pero luego fue criticado por oficialistas, opositores y plataformas que repudiaron el planteamiento.

Cárdenas argumentó que su propuesta se da debido a que a las mujeres “no hay quién las apoye, ni la Policía, ni las autoridades”. “Portando arma puede defender su vida, la de sus hijos y su familia”, defendió.

El exvicepresidente estuvo presente anoche en la Facultad de Derecho de la UMSA como expositor en un seminario sobre educación, salud y justicia.

Fecha de Publicación: 20 mar 2019

La Ley Municipal de Protección y Conservación de los Árboles en Actividades, Obras y Proyectos de Construcción establece sanciones desde decomiso de herramientas de trabajo hasta multas pecuniarias. Empero, esta norma legal deja al margen las sanciones para aquellas personas o grupos de loteadores que talan los árboles en zonas boscosas, advierte el ingeniero medioambientalista y catedrático de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Alex Ordoñez.

En criterio del ingeniero Ordoñez, en La Paz el problema de límites con los municipios de Mecapaca, Palca y Achocalla impide una demarcación de las áreas boscosas, por lo que la Ley de Protección y Conservación de los Árboles debería también establecer sanciones para los loteadores que talan los árboles o los envenenan para expandir la mancha urbana.

“El problema no solo es en el bosquecillo de Pura Pura, la tala indiscriminada de los árboles se da en Mallasa, Chasquipampa y Villa San Antonio Alto, donde la falta de control, por parte de las subalcaldías deja a merced de los loteadores áreas de propiedad municipal”, afirmó el experto.

A manera de ejemplo, refirió el problema de Pokechaca, Pampahasi, Villa Salomé, Villa Hutama, Chicani, Chincaya, Jayuri, Callapa y Jampaturi, en el Macrodistrito de San Antonio, donde la masa boscosa de eucaliptos está desapareciendo, sin que las autoridades municipales protejan estas áreas consideradas los pulmones de la ciudad.

“Estos lugares estaban poblados con árboles con especies nativas como keñuas, kishuaras, retamas, eucaliptos y pinos, pero fueron depredados para dar paso a nuevas urbanizaciones, que por el impacto en los suelos son proclives a deslizamientos de tierras, como los ocurridos en los últimos cinco años”, sostuvo.

A ello se suma la tala de árboles en Pura Pura, para ampliar las vías de la autopista y las líneas del teleférico, como ocurre en las márgenes del río Choqueyapu, donde los troncos de eucaliptos son la clara muestra de la tala indiscriminada.

 

LEY DEL ÁRBOL

En la víspera, el Ejecutivo Municipal promulgó la norma que incentiva y obliga a constructores y proyectistas a incorporar dentro de los planos de construcción la identificación de árboles que se encuentren en los mismos predios o inmediaciones.

Según la ley, las sanciones comprenden desde el decomiso de herramientas, suspensión de las autorizaciones de los planos ‘As Built’ o multas pecuniarias que se van a determinar en función de un proceso administrativo, precisó la concejala, Cecilia Chacón.

La norma contempla dos elementos de cuidado. La identificación de cada árbol en el plano de construcción, la implementación de medidas de mitigación y el cuidado del árbol, durante el proceso de construcción.

La concejala comentó que la norma dispone de manera excepcional la tala de árboles, previa autorización de la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental. El extremo se daría en caso de construcciones en terrenos pequeños, sin embargo, la afectación al medioambiente deberá ser compensado adecuadamente.

 

“Deberá ser una compensación que sea más acorde al daño que se causa, porque 200 o 300 plantines no van a absorber la cantidad de dióxido de carbono que absorbe un árbol adulto; un árbol adulto te absorbe 150 toneladas de kilos dióxido de carbono por año”, comentó la autoridad.

La referida norma fue elaborada, aprobada y promulgada a raíz de un problema que intensificó en los últimos meses, ya que se evidenció que los árboles no son protegidos y que fueron talados sin ninguna consideración durante la ejecución de nuevas construcciones.

 

DEFORESTACIÓN

En criterio del ingeniero medioambientalista Alex Oroñez, la ley es una buena iniciativa para precautelar los árboles ornamentales en edificios y construcciones civiles, pero deja de lado la protección de varias zonas boscosas de La Paz.

“La iniciativa del Concejo Municipal es plausible, pero al parecer olvidaron preservar las áreas protegidas y los bosquecillos de La Paz, que son los únicos pulmones de la ciudad ante tanta polución. Como sugerencia, en la norma debía incluirse medidas drásticas para quienes talan árboles de los pocos bosquecillos que quedan en La Paz”, sostuvo.

No es la primera vez que EL DIARIO advierte sobre la tala indiscriminada de los árboles existentes en la mancha urbana. Es el caso de los árboles del bosquecillo de Pura Pura o Pokechaca que desde hace muchos años son talados y envenenados para dar paso a la construcción de viviendas ilegales.

“En estos últimos diez años, La Paz perdió más del 90 por ciento de sus áreas forestales, no solo es Pura Pura, sino también en las cabeceras de los cerros; la construcción de la autopista La Paz – El Alto provocó la tala de una cantidad no determinada de árboles, sin que la empresa los haya repuesto en la misma proporción que se los taló, al igual que la empresa Mi Teleférico”, dijo.

La última denuncia data de hace dos semanas atrás, cuando un grupo de vecinos de Achachicala denunciaron la presencia de loteadores furtivos que están envenenando los árboles para luego arrancarlos de raíz.

Fecha de Publicación: 18 mar 2019
Evo critica que la UMSA reciba visitas de funcionarios de EEUU

El presidente Evo Morales reprochó hoy las "visitas" que la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz estaría recibiendo por parte de funcionarios de la embajada de Estados Unidos (EEUU).

"El año pasado me informo, embajada de Estados Unidos visitando a la UMSA. Que yo sepa ni en las dictaduras militares las embajadas entraban a la UMSA, no sé qué está pasando con algunos docentes o el rector", dijo la autoridad durante la presentación de un libro en la Casa Grande del Pueblo.

La máxima autoridad nacional manifestó que "cuando uno es estudiante uno siempre es revolucionario", a tiempo de recordar las protestas que existieron por parte de esa casa de estudios superiores y la UTO contra la administración estadounidense en 1959.

"En 1959 Estados Unidos propuso hacer desaparecer a Bolivia, justificando que dan tanta ayuda y es un Estado fallido. Han protestado la UMSA y la UTO, hubo una gran movilización", afirmó, reiterando que ni durante los gobiernos de factos se registraban similares "visitas".

La pasada gestión el ministro de Gobierno, Carlos Romero, acusó a Waldo Albarracín de sostener reuniones con personeros estadounidenses. Calificó esos supuestos encuentros como acciones "terroríficas", a lo que el rector de la UMSA respondió llamando "fascistoide" a la autoridad.

Morales además reiteró que "Estados Unidos fomenta impulsa el narcotráfico y el terrorismo, y con ese pretexto impulsa tener bases militares, pero no para combatir el narcotráfico ni el terrorismo sino para controlar a esos países, para saquear sus recursos naturales".

El rector de la UMSA Dr. Waldo Albarracín, responde ante las acusaciones del presidente Evo Morales.

La Paz, 13 de marzo de 2019
Señor:
Evo Morales Ayma
PRESIDENTE DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA

En reiteradas oportunidades, su autoridad alude a la UMSA tildándola de derechista por asumir posiciones críticas respecto a los exabruptos cometidos por su gobierno. En mi condición de Rector de la emblemática Universidad, corresponde aclararle lo siguiente:

Usted califica de derechista a toda persona o institución que actuando con dignidad ofrece resistencia a los atropellos que desde el gobierno se cometen y ante los actos humillantes que usted practica contra sus subalternos. Bajo esa lógica equivocada, izquierdistas resultarían ser los que públicamente son obligados a amarrarle los cordones de los calzados, los que ofenden la dignidad de las mujeres cometiendo el delito de actos obscenos, manoseándolas en forma pública, como es el caso de su aliado político el alcalde de Santa Cruz, los que ofician de proxenetas, ofreciendo cholitas a sus ministros cosificando a las mujeres y amenazan de muerte a quien se atreva a ingresar al Chapare sin permiso de los dirigentes cocaleros. Bajo la misma lógica perversa, izquierdistas resultarían ser, los que producen para el narcotráfico, los que utilizan recursos del Estado para su campaña electoral, los que pisotean la Constitución, desconocen la voluntad del pueblo expresada en las urnas, como es el caso del Referéndum 21F o los que masacran indígenas como en Chaparina, éstos en mi opinión no son izquierdistas, son simples delincuentes fascistas.

Se da cuenta Señor Presidente, usted tiene una idea equivocada de los conceptos de izquierda o derecha, por ello le sugiero informarse mejor, no hace daño de vez en cuando leer un texto, precisamente para expresarse con conocimiento de causa. Por ello, le sugiero deje de ofender constantemente a la UMSA y sus representantes. Nuestra Universidad, tiene una trayectoria bien ganada, luchó contra las dictaduras militares y contra gobiernos civiles autoritarios como el suyo, lo seguiremos haciendo mientras subsistan las tremendas violaciones a los derechos humanos en las que su gobierno incurre. Queda claro entonces que, en el país y en la actual coyuntura histórica, la contradicción no es izquierda versus derecha, el antagonismo radica entre un dictador encarnado en su persona y un pueblo que quiere vivir en democracia. En el caso de la UMSA, entre esta prestigiosa Casa de Estudios Superiores y su gobierno que pretende someter al Sistema Universitario Nacional bajo su control político. A usted le molesta que la UMSA defienda su autonomía, haga gala de sus convicciones democráticas, de su vocación científica, calidad académica y sobre todo demuestre su compromiso con el pueblo boliviano, virtudes que obviamente usted no las tiene.

Atentamente:

WALDO ALBARRACÍN SÁNCHEZ
RECTOR
UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS

Fecha de Publicación: 14 mar 2019

Al final, lo que Gumucio exige al cine boliviano, son los ‘estándares de calidad’ de filmes industriales. Parece que el cine que defiende, es más bien el de la mediocridad, el que no incomoda, el que no quema las retinas del espectador: un cine de domingo”.

El pasado 3 de marzo, Alfonso Gumucio escribía en Página Siete una crítica  a la película del potosino Erick Cortez,  El Duende. Independientemente  de la calidad del filme en cuestión, es interesante proponer una lectura de este texto, con el afán de comprender lo que entiende Gumucio sobre el cine boliviano y explicar una cierta tendencia de la crítica en nuestro país.

Gumucio, en sucintas líneas, trata de hacer una especie de canon  de algunos cineastas jóvenes que serían una excepción hacia el pésimo momento del cine boliviano actual (afirmación tremendamente discutible). Sin olvidarse de mencionar por contraposición y con aires de nostalgia, a los cineastas clásicos de nuestra filmografía, ascendencia, que a juzgar por el texto, se iniciaría con Sanjinés y terminaría con Juan Carlos Valdivia.

Entre los jóvenes excepcionales, los que se “toman en serio el séptimo arte”, menciona los nombres de Patiño, Arancibia, Araya, Ritcher y Ovando. ¿Qué tienen en común estos cineastas? A excepción de Ovando, todos se adscriben a un modo de producción más o menos industrial, en donde los riesgos discursivos y formales no aparecen. Son cineastas que saben hacer bien su trabajo, pero que sin duda no incomodan, no proponen nada revelador o revolucionario. Es un cine que bien podría representar al país en un coctel de alguna embajada europea, por ejemplo.

Ahí hay que pensar en las omisiones de Gumucio en su lista de serios cineastas jóvenes ¿Dónde están realizadores como Kiro Russo, Diego Mondaca o Ernesto Flores (Cómo matar a tu presidente) u Omar Alarcón (Mar negro) y un largo número de etc.…? Estos cineastas, a excepción de Russo, no han estrenado sus películas en una alfombra roja en el Multicine y apenas tienen cabida en la Cinemateca.  Son cineastas que exploran otros modos de producción, distribución y exhibición que lo que dicta la visión clásica e institucional del cine. Asimismo, son realizadores  para los cuales el tema técnico es secundario y más bien se interesan por proponer una cierta experimentación con la imagen y/o tener un discurso cinematográfico relevante.

En resumidas cuentas, el cine de calidad de Gumucio, el “no mediocre”, es el técnicamente correcto, tibio en su discurso y que responde a una visión anacrónica de lo que se entiende por cine (ligada a la idea de ver una película de ficción en una sala oscura). De ahí que la molestia hacia producciones como El Duende tiene que ver simplemente con un deficiente manejo técnico y no tanto con una idea de cine.

Esto es vital, puesto que Gumucio reclama la necesidad de un pensar el cine boliviano (o más bien habla de una falta de dicho pensamiento). Sin embargo, en sus gustos, se evidencia una visión del cine, en donde éste no se constituye como ejercicio de pensamiento, sino de mero entretenimiento. Al final,  lo que Gumucio exige al cine boliviano son los “estándares de calidad” de filmes industriales. Parece que el cine que defiende es más bien el de la mediocridad, el que no incomoda, el que no quema las retinas del espectador: un cine de domingo.

Pero estas preferencias, que pueden llegar a ser válidas, esconden algo detrás. La crítica abre con una misteriosa (puesto que no viene al caso) diatriba sobre la “pretensión” de ciertos cineastas de tratar de “matar al padre” (refiriéndose seguramente a la ascendencia descrita arriba). Este comentario cierra con la idea de que hay personas que “ningunean” el legado de cineastas clásicos bolivianos, terminando con un ataque frontal e injustificado a la carrera de Cine de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). La pregunta es saber ¿cuál es la relación que tienen estos temas?

La respuesta tiene que ver con la concepción del cine boliviano, el cine de calidad que defiende Gumucio. En realidad, es la encarnación de cierto conservadurismo. Las películas de los jóvenes que le gustan, son las que más o menos repiten esquemas narrativos muy antiguos. Por eso las omisiones son interesantes, puesto que, en realidad, a Gumucio no le interesa el cine joven. Habría que recordarle al historiador del cine boliviano que las películas esenciales de nuestra filmografía son filmes de  juventud y de ruptura con cierta tradición: Sanjinés hizo Yawar Mallku (1969) y Ukamau (1966) alrededor de los 30 años de edad.

A Gumucio le escandaliza que un cineasta, con razón o sin razón, no considere  en sus referencias fílmicas el cine clásico boliviano (a pesar de que Russo abiertamente reconoce la influencia de Sanjinés o que Mondaca haya trabajado estrechamente con el maestro). Parece molestarle que en un futuro cercano vaya a graduarse una gran cantidad de cineastas, con perspectivas propias y seguramente con exploraciones formales ligadas a su generación, las que no necesariamente son deudoras de algo así como nuestra tradición fílmica nacional (¡si tal cosa existe!).

 Esto se hace evidente en una contradicción performática de Gumucio: es ferviente defensor de la Escuela Andina de Cine (en donde el autor del texto, con una anécdota injustificada de por medio, se anuncia como docente) pero considera que es un error que haya una carrera de cine en la UMSA (con sus más de 200 estudiantes). Todo esto, a pesar que ambas entidades educativas tienen un pénsum muy similar, al igual que el plantel docente. ¿A Gumucio le molesta en el fondo que se ofrezca una educación gratuita en cine? ¿O que sea masiva? En todo caso, en la defensa del clasicismo cinematográfico que propone Gumucio en el texto, parece haber un hálito elitista.

Académicamente, no parece haber la diferencia cualitativa que Gumucio, entre líneas, busca establecer entre una escuela y otra. De hecho, es más probable que sea en la UMSA en la que se genere una nueva forma de pensar el cine más que en otro lado, puesto que la universidad pública ofrece no solamente su larga experiencia en la producción de pensamiento, sino también las condiciones materiales (o mejores condiciones que una escuela) para la investigación, en este caso, en cine. Claro, esto implica una reformulación de una idea del cine, que Gumucio sin duda no comparte.  

Sebastian Morales Escoffier es crítico de cine y coordinador de la carrera de Cine de la UMSA.

Fecha de Publicación: 09 mar 2019

José Luis Saavedra Profesor en la UMSA

En apariencia, el MAS gobierna para los pueblos indígenas. Y, ¿en realidad?, para los agroempresarios. Y es este aserto –ciertamente atrevido– que queremos demostrar en el presente artículo. 

¿En qué términos se relaciona el gobierno masista con el agroempresariado? No hay espacio para una referencia amplia y profunda, limitémonos, pues, al evento más reciente, en y por el que se van a incluir 250 mil  hectáreas de soya para incursionar en la producción de biodiésel (cfr. “Evalúan incremento de producción de soya para biodiésel”, Página Siete, 13 febrero 2019).

¿Qué implica la aprobación de esta graciosa concesión al agroempresariado?: varias y complejas cuestiones. Digamos: la deforestación de grandes extensiones de bosques y selvas, así como la severa afectación al medioambiente, la biodiversidad y los ecosistemas.

El monocultivo de la soya es esencialmente depredador, destructor y devastador de la naturaleza. Más aún, como bien dice Codapma, el agua que consume es gratis y de paso la contamina, además de erosionar y desertificar los suelos (falta de humedad). A ello se suma la falta de rotación de cultivos y el uso y abuso de fertilizantes y herbicidas asociados precisamente a la soya transgénica.

¿Y cuál es la relación gubernamental con el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas? No es positiva,  sino todo lo contrario, tanto que una respuesta apropiada entrañaría referir el conjunto de las vulneraciones de derechos impunemente perpetradas por el gobierno del presidente Evo (cfr. “Diez sectores denunciaron ante la CIDH la violación de sus derechos”, Los Tiempos, 14 febrero 2019).

Por razones de espacio vamos a circunscribirnos a reseñar una problemática actual, la de la Reserva Nacional de Flora y FaunaTariquía, del departamento de Tarija, y la tenaz resistencia contra la actividad petrolera en su zona núcleo.

Sin hacer mayores referencias retrospectivas, digamos que el pasado reciente 24 de enero las empresas petroleras anunciaron que en 10 días iniciarían trabajos en la comunidad de Chiquiacá norte (provincia O’Connor), subcentral Tariquía, lo cual obviamente generó preocupación en los comunarios que se verían afectados, además de exigir los papeles que corroboren las supuestas licencias ambientales.

La subcentral de Tariquía se reunió de emergencia y emitió un importante voto resolutivo. La parte medular de dicho voto resolutivo muestra una postura firme y segura ante las empresas petroleras en el sentido de “continuar con la resistencia y rechazar contundentemente las actividades de exploración y explotación hidrocarburífera por parte de las empresas petroleras en nuestro cantón de Chiquiacá, debido a la gran contaminación e impacto ambiental que éstas producen”.

Asimismo, se hicieron presentes los comunarios de la región que no estaban de acuerdo con la exploración y explotación petrolera y una comunaria de base lo expresó lúcidamente. “Como madre de familia lo que yo necesito es el aire puro para mis hijos, no  contaminación. Los dueños de la empresa petrolera se van a llenar de plata y nosotros qué vamos a recibir, contaminación. Yo no estoy de acuerdo con que entre la empresa, porque va a contaminar el agua. Mis vacas se van a morir, mis ovejas se van a morir, de qué voy  vivir, mis hijos de qué van a vivir. No estamos de acuerdo y vamos a luchar hasta el último momento”.   

El 5 de febrero, las representantes de Tariquía participaron en la Conferencia de prensa en radio Santa Cruz explicando la situación en Chiquiacá. 

Lourdes Zutara declaró que “el motivo de nosotros es denunciar los atropellos que está haciendo el Gobierno dentro del área protegida. Nosotros no estamos de acuerdo con que se lleve adelante la exploración petrolera allí. Y venimos, hace más de tres años, haciendo resistencia a este problema grande que nos afecta a nosotros y pedimos que respeten nuestra decisión y no nos maltraten así de esta manera. Nosotros estamos reclamando lo que está dentro de la Constitución, que nos respeten, que no vayan a violar nuestros derechos, porque nosotros cuidamos el agua, el agua es vida para nosotros”.

En esta situación de flagrante vulneración de derechos, la subcentral de Tariquía inició el bloqueo de caminos en apoyo a las tres subcentrales del cantón Chiquiacá, que se encontraban en emergencia por las amenazas de ingreso de las empresas petroleras. El 7 de febrero el bloqueo continuaba y la empresa petrolera Petrobras ejercía presión y atemorizaba para que se levantara el bloqueo. Al mismo tiempo circulaban rumores en el sentido que la Policía ingresaría con represalias.

Por último, el 11 de febrero los representantes de las comunidades del cantón Chiquiacá dieron a conocer el voto resolutivo emergente del Ampliado del Comité de Defensa de Chiquiacá, en el que se denuncia “el proceder ilegal y abusivo de la empresa Petrobras, la manera en como se reúnen separadamente con los dirigentes, los impactos ambientales que se generan a partir de las actividades hidrocarburíferas, como afectará a la vida de las personas (por la contaminación de las aguas)”. 

Y se resolvió lo siguiente:

“Rechazamos de manera rotunda el ingreso de cualquier empresa petrolera a nuestro territorio, debido al daño ambiental y social que estas actividades hidrocarburíferas conllevan  a largo plazo y que existe por demás experiencia en otros territorios indígenas”.

Las comunidades indígenas y campesinas cuestionan, pues, y resisten heroicamente la aprobación de los proyectos extractivistas de exploración y explotación hidrocarburífera en las áreas protegidas, porque estos planes ponen en riesgo la estabilidad ecológica y ambiental, por las características esencialmente depredadoras y devastadoras de la perforación de pozos petroleros.

Queda, pues, evidente para quién gobierna el presidente Evo y contra quién tienen que movilizarse y luchar los pueblos indígenas.

Fecha de Publicación: 09 mar 2019
El Instituto de Ecología pide que se revisen las políticas oficiales de los cultivos transgénicos
25 de marzo
Desde que se empezó con el uso de glifosato en grandes cantidades, han aumentado los casos de au...
25 de marzo
El Rector participó en el Acto de Entrega de la Certificación de Acreditación con las normas IDO int...
23 de marzo
Inauguración del Cine Club del Programa de Cine y Producción Audiovisual.
22 de marzo
Fue seleccionado debido a su formación y promoción del cine en diversos sectores del país.
21 de marzo
Sustentó su concepto sobre la base de casos de corrupción, como el del ex Fondo Indígena.
20 de marzo
Esta norma deja al margen las sanciones para los loteadores que talan los árboles en zonas boscosas
18 de marzo
En reiteradas oportunidades, su autoridad alude a la UMSA tildándola de derechista....
14 de marzo
En la UMSA en la que se genere una nueva forma de pensar el cine más que en otro lado
09 de marzo
Según el profesor Saavedra, las comunidades cuestionan la aprobación de los proyectos
09 de marzo

^