Noticias

NOTICIAS - UMSA

El esfuerzo digital que aborda cada noticia de tu universidad en todas las dimensiones
UMSA LA MEJOR

El científico japonés Masato Takita iniciará junto a los físicos bolivianos un nuevo experimento en el monte Chacaltaya, encaminado a la observación de rayos cósmicos y rayos gamma de alta energía con el fin de localizar cuál es su origen y qué pueden provenir de fuentes energéticas como los remanentes de supernovas o de la materia oscura del universo, incluso de un agujero negro “supermasivo” que se encuentra en el centro de la galaxia.

Masato Takita, experto en astrofísica de partículas de alta energía del Instituto de Investigación de Rayos Cósmicos de la Universidad de Tokyo, participa hoy a las 14.00 horas con una disertación en la celebración de los 53 años de la creación de la Carrera de Física de la Facultad de Ciencias Puras y Naturales de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

El investigador estuvo en Bolivia en 2016 con el equipo que acompañó al Premio Nobel de Física 2015, el japonés Takaaki Kajita para impulsar el nuevo experimento del proyecto Alpaca (por sus siglas en inglés) que será instalado cerca de Chacaltaya en una ubicación con dirección al centro de la galaxia, donde se pretende a partir de este mes estudiar las variaciones que tiene la radiación cósmica al llegar a la Tierra.

Los rayos cósmicos son principalmente partículas subatómicas cargadas eléctricamente y que pueden estar compuestos por fotones que son los rayos gama, rayos x, radiación ultravioleta e infrarroja, además de neutrinos. Cuando las partículas cósmicas golpean la atmosfera, se produce una reacción entre ellas con las partículas del aire originando un “chubasco atmosférico”.

En una declaración de Takita de 2016 dijo que, “el propósito principal de Alpaca será localizar el origen de los rayos cósmicos que continúa siendo un misterio desde su descubrimiento en 1912”.

ALPACA

Alpaca es un nuevo proyecto entre Bolivia y Japón con el que se pretende observar rayos cósmicos y rayos gamma energéticos con un amplio campo de visión y una alta sensibilidad. Sin embargo, el estudio científico en Chacaltaya se remonta al siglo pasado, cuando en 1947 se descubrió la partícula del espacio llamada mesón-pi y que posibilitó conocer en mayor profundidad la materia del universo.

El experimento estará conformado con la instalación de detectores de centelleo que se serán colocados en una superficie aproximada de 83 mil metros cuadrados y otros detectores que estarán bajo tierra, todos ellos ubicados a más de cuatro mil metros de altura cerca del ex nevado.

Takita dijo en 2016 que una de las razones para la implementación del experimento, “es la larga tradición de colaboración científica entre Bolivia y Japón que se remonta a 1961 cuando se ejecutó el proyecto Basje (por sus siglas en inglés) y que se prolongó hasta el 2015, también en el estudio de los rayos cósmicos desde Chacaltaya”.

La carrera de Física al celebrar su creación el 19 de agosto junto a la Facultad de Ciencias Puras y Naturales (FCPN) de la UMSA organiza un amplio programa que incluye Jornadas en Física Médica, disertaciones sobre rayos gamma, un curso de astronomía observacional y la inauguración de su complejo astronómico en Cota Cota. (Ciencia Bolivia)

Fecha de Publicación: 16 ago 2019

Justo el día de su cumpleaños 75, el periodista, escritor e investigador Carlos Soria Galvarro, también conocido como El Kechi, volvió a dar cátedra. Su retorno fue emotivo. Él dirigió un inusual conversatorio sobre “Periodismo e Historia” el 17, 18, 23 y 24 de julio. En el encuentro reivindicó la figura del ilustre guerrillero José Santos Vargas, autor del Diario de un comandante de la guerra de la independencia (1814-1825).

Soria Galvarro, en la inauguración del evento, se identificó como un “devoto de Gutenberg” pues, a pesar de los avances tecnológicos, en su vida continúa apelando al papel, al libro y a la prensa escrita.

En la clausura del conversatorio, el director de la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Edgar Pomar, le entregó un certificado de reconocimiento y destacó su labor como docente, historiador y especialista en el estudio de los andares del guerrillero Ernesto Che Guevara.

 

PERSONAJE. Carlos Soria Galvarro Terán nació en Parotani, Cochabamba, el 17 de julio de 1944. En su vida profesional trabajó en las radios mineras 21 de diciembre, La Voz del Minero, Televisión Universitaria, Canal 7, El Periódico de México, OʹDiario de Portugal, los semanarios Unidad y Aquí, el portal Enlared de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM), el Centro de Documentación e Información (Cedoin) y dictó cátedra en periodismo en la UMSA y en la Universidad Técnica de Oruro, reseñó el conocido periodista Gonzalo Viscarra.

Asimismo, mencionó que Soria Galvarro fue detenido, torturado y expulsado de Bolivia el 17 de julio de 1980, cuando cumplió sus 36 años. Recibió asilo político en México.

En su larga trayectoria escribió varios libros y ensayos, entre los que se destacan: Con la revolución en las venas: Los mineros de Siglo XX en la resistencia antifascista (1980); Vista al mar: Testimonios sobre el 17 de julio de 1980 (1982); Barbie-Altman: De la Gestapo a la CIA (1986); El Che en Bolivia (cinco volúmenes 1992-1996); Campaña del Che en Bolivia (1997); Coati 1972: relatos de una fuga (1997); Coloquio Antonio Paredes Candia y la cultura popular boliviana (2001); Contextos y Recuentos (2002) y Los andares del Che en Bolivia (2014).

TAMBOR. Tras detallar que José Santos Vargas, más conocido como el Tambor Vargas, en su Diario investigó y narró valiosos acontecimientos de la guerra de la independencia y recuperó parte del “imaginario de la época”, Soria Galvarro argumentó que ese personaje fue un gran periodista, historiador, narrador y recolector de testimonios de la época.

Subrayó que incluso el novelista y cuentista boliviano René Poppe equiparó la narración de la muerte del guerrillero Eusebio Lira, incluido en el Diario, con los sublimes escritos del poeta y dramaturgo inglés William Shakespeare.

El texto del Tambor Vargas no se basó en la ficción. Al contrario, retrató de manera fidedigna, ecuánime e integral los hechos que se suscitaron en la guerra de la independencia. En su contenido se incluyeron diversos testimonios (parte y contraparte) y documentos escritos. Citando al historiador Roger Mamani, El Kechi explicó que José Santos Vargas, para obtener otras versiones, incluso apeló al testimonio de los prisioneros y los espías de la tropa enemiga.

RECURSOS. En ese marco, recomendó a los historiadores y periodistas que, como se escribió el Diario del Tambor Vargas, se puede matizar la narración de los hechos con la utilización de recursos literarios, pero sin caer en la ficción y en el retrato novelesco.

Eduardo Galeano, por ejemplo, en su libro Memoria del fuego introdujo datos, relatos cortos, sabrosos y picantes, pero fidedignos. Esos recursos hacen que el contenido sea más atractivo y agradable para el lector, añadió. Además, exhortó a la utilización correcta de diversas fuentes para la investigación histórica y comunicacional.

FUENTES. Para redondear algunas ideas, planteó varias pautas con el fin de combinar el periodismo con la historia. Señaló que un primer paso es encontrar al menos dos versiones, una a favor y otra en contra, sobre un determinado suceso. Uno segundo paso consiste en examinar archivos, testimonios, documentos y periódicos de la época. Tercero, entrevistar a expertos sobre el tema. Y el cuarto paso radica en contrastar los datos obtenidos. Solo después de cumplir esos procedimientos se puede elaborar un serio informe historicoperiodístico que se aproxime a la multiforme y compleja verdad.

El error que se comete frecuentemente es no confrontar fuentes. Frente a esto, se debe comparar, cruzar y jerarquizar los datos a la luz de la documentación. De esa manera, nuestra labor es intentar reconstruir adecuadamente los hechos. Ese es el esfuerzo que los periodistas y también los historiadores debemos encarar con ecuanimidad y profesionalismo, expuso.

TAREAS. En ese sentido, recordó que Alberto Crespo Rodas (1917-2010), quien fue su docente de la Carrera de Historia, en 1971, le inculcó una especie de “culto al documento”. No se trata sólo de transcribir tal y como está el texto, sino de cotejar testimonios, opiniones e interpretaciones. Se deben hacer preguntas sobre el escrito: interpretar lo que se está diciendo, en un contexto y bajo determinadas circunstancias. “Por eso soy periodista, pero inclinado a analizar e investigar temas de la historia”.

El conversatorio concluyó con varias tareas que los historiadores y periodistas tienen que encarar para reivindicar la heroica figura de José Santos Vargas. “Por ejemplo, el desafío es hacer una película del Tambor Vargas, antes de que se derrita el Illimani y no perder ese bello paisaje, donde los guerrilleros de la independencia derramaron su sangre para lograr la liberación de Bolivia”, recomendó.

Fecha de Publicación: 15 ago 2019

La Policía y la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) capacitarán a 10.000 estudiantes contra la violencia a la mujer, en el marco de la campaña «Ya pues, sin violencia», para contribuir a reducir las elevadas cifras.

«No podemos ser cómplices ni convivir con una violencia que nos avergüenza», dijo el miércoles el comandante de la institución del orden, Yuri Calderón.

Explicó que los efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) y los estudiantes de la Facultad de Derecho de la UMSA serán los encargados de capacitar a los estudiantes de unidades educativas de La Paz.

«La Policía y todos sus componentes hemos entendido que es un trabajo permanente, cotidiano, en tiempo y espacio, la lucha frontal contra la violencia de género», puntualizó.

Dijo que la lucha contra toda forma de violencia contra la mujer, la niñez y adolescencia es una política del Gobierno, del Comando General de la Policía y de la sociedad boliviana en su conjunto.

Por su parte, el director nacional de la FELCV, Miguel Ángel Mercado, indicó que los policías y universitarios visitarán hasta el viernes las unidades educativas donde sensibilizarán a los estudiantes contra la violencia mediante charlas, exposiciones, teatro y sociodramas.

Entre tanto, el viceministro de Descolonización, Cancio Mamani, dijo que «antes la sociedad vivía en paz y tranquilidad y no existía la violencia», por lo que instó a llevar a las unidades educativas mensajes reflexivos para luchar «conscientemente» contra la violencia

Fecha de Publicación: 15 ago 2019

Autoridades de la Cámara de Senadores y de la Carrera de Derecho de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) firmaron el jueves un convenio para favorecer las prácticas profesionales de los estudiantes.

Ese acuerdo interinstitucional tiene el objetivo de «implementar programas de estudio conjunto, intercambio académico, además de prácticas preprofesionales», explica una nota de prensa del Senado.

Según esa fuente, la presidenta de esa instancia legislativa, Adriana Salvatierra, dijo que ese convenio ayuda a que los universitarios realicen sus prácticas, pero además tengan la oportunidad de realizar investigaciones.

También se abre la posibilidad de una normativa especial para el requerimiento de personal especializado en la administración pública, que permita de forma interdisciplinaria articular los esfuerzos a través de profesionales de la UMSA, señaló Salvatierra.

Fecha de Publicación: 15 ago 2019

El día martes 13 de Agosto se realizó el acto de entrega de certificados de aprobación y participación de un nuevo ciclo de talleres «Herramientas Google para docencia e investigación» que se realizó gracias al financiamiento de la Cooperación Sueca, proveyendo nuevas herramientas para la enseñanza universitaria a nuestros docentes. El Rector de la Universidad Mayor de San Andrés felicito al DIPGIS, a las Facultades que han participado y especialmente a la cooperación sueca que en diferentes momentos ha acompañado la materialización de importantes proyectos de nuestra universidad, es un reconocimiento permanente que nosotros tenemos hacia la solidaridad del pueblo sueco en diferentes ámbitos de la sociedad boliviana

 

 

Fecha de Publicación: 14 ago 2019

El lago navegable a mayor altura del mundo, protector de civilizaciones antiguas y de un ecosistema único, muere por la contaminación. Este fenómeno se produce por exceso de nitrógeno y fósforo, que se encuentran en la orina y las heces humanas que llegan hasta el lago por los alcantarillados.

"El agua está entrando con todas sus basuras”, protesta un hombre recostado a pleno sol en una solitaria balsa de madera mientras escucha el ritmo alegre que sale de su radio y deja pasar el tiempo. Su imagen es el retrato de lo que queda de la pesca en la bahía de Cohana, en el lago Titicaca.

El poblador habla del caudal del río Katari, que hasta hace unos años proveía en abundancia. Cada pescador podía sacar entre tres y cuatro galones repletos de mauri o carachi (especies de peces). Ahora sus aguas traen pañales, plásticos y baterías. El lago navegable a mayor altura del mundo, protector de civilizaciones antiguas y de un ecosistema único, muere por la contaminación. (Lea también: Bolivia busca crear museo subacuático en el lago Titicaca)

La roca del puma

Sagrado para las culturas andinas prehispánicas que habitaron sus costas durante siglos, desde Tiahuanacu al imperio Inca, el lago Titicaca es la puerta por la que miles de turistas llegan a Bolivia, aunque sus leves olas arrastran una bienvenida cada vez más sucia. La “roca del puma” o “puma de piedra”, como cuentan que significa su nombre, ya no refleja la nieve de los Andes.

Esta superficie de 8.562 kilómetros cuadrados situada a 3.809 metros de altura, donde las especies han tenido que evolucionar para adaptarse a las condiciones acuáticas en altitud, es un tesoro arqueológico y natural.

La rana gigante es un ejemplo de la exclusividad de su hábitat. Esta especie ha desarrollado una mayor cantidad de piel por medio de pliegues y arrugas para mejorar su respiración en esas aguas, donde hay un 40% menos de oxígeno.

Si a esta dificultad geográfica le añadimos la descomposición generada por agentes externos, obtenemos “un lugar inhabitable para los animales”, resume el biólogo Darío Achá, director de la Unidad de Calidad Ambiental de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz.

En su lado boliviano, el Titicaca está separado por el estrecho de Tiquina en el lado boliviano, que divide sus aguas en el lago Mayor, (noroeste) y en el Menor (sudeste). La profundidad máxima del lago Mayor es de 250 metros, mientras que la del Menor apenas alcanza los 40 metros, por lo que la incidencia de la contaminación es mayor

El Titicaca y toda su cuenca, desde el río Desaguadero hasta el lago Poopó, a unos 400 kilómetros al sur, es fundamental para el ecosistema del altiplano norte de Bolivia, mucho más húmedo y de suelos más fértiles.

también es un factor de regulación de la temperatura en la cordillera andina y en urbes como La Paz y su vecina de El Alto, que suman dos de los once millones de habitantes que tiene Bolivia. El río Katari, al que se refería el poblador, conduce parte de las aguas residuales de El Alto, Viacha y Laja.

El pesimismo del comunario induce a Acha a decir que, en pocos años, las aguas oscuras, en cuya profundidad se ha asentado una gran masa negra como la de las alcantarillas, llegarán hasta Suriqui, una pequeña isla que sirve de referencia para adentrarse a una de las zonas con más profundidad del sector boliviano del lago.

Infestado por algas

Ya “no se puede vivir en el lago”, lamenta Alfredo Machicado, pescador desde hace 45 años.

Machicado es miembro de una asociación de catorce pescadores que, en sus mejores momentos, tuvo 60 integrantes. Trabaja en un sector donde el agua se mantiene en el umbral de contaminación y todavía es clara. Ha optado por permanecer ahí a pesar de obtener pocas capturas, porque a su edad ya le es difícil cambiar de actividad.

“La situación está mal. Las plantas, la totora y la tierra, el agua son sucias, no se puede entender”, añade Max Catari, un balsero de unos 80 años que se ha dedicado toda su vida a transportar visitantes.

En el trayecto, Catari extrae un poco de totora contaminada, una planta típica del lago, para llevarla a un museo comunal y así mostrar lo que están provocando los residuos urbanos.

Una masa oscura en el fondo y la muerte de las aguas

El antecedente más reciente y complejo de contaminación en la bahía de Cohana se produjo en 2015, cuando hubo un “crecimiento vegetal descontrolado” que impactó en gran parte de la vida acuática, recuerda Achá, que realiza investigaciones periódicas de ese sector desde 2012.

Este fenómeno está relacionado con la descarga de aguas contaminantes procedentes de ciudades cercanas, y el resultado es un lento proceso de muerte de las aguas.

La contaminación de Cohana se produjo por exceso de nitrógeno y fósforo, que se encuentran en la orina y las heces humanas que llegan hasta el lago por los alcantarillados.

Esas aguas, al no recibir un tratamiento, “estimulan” el crecimiento de vegetación en la superficie, que afecta a las plantas en el fondo y contribuye a que los niveles de oxígeno de las aguas disminuyan.

La mayoría de los peces puede escapar, pero las ranas no tanto. Algunos estudios muestras poblaciones enteras de esta especie “gravemente afectadas o extintas”, apunta el científico.

Las aguas del Titicaca son el hábitat de distintas especies de aves que se zambullen, como gaviotas, flamencos y patos, con el riesgo de quedar afectadas por la contaminación de un agua que emite gases tóxicos.

“Se ha observado mortandad de aves. Sospechamos que la explicación es que se han liberado grandes cantidades de sulfuro de hidrógeno a la atmósfera”, argumenta.

Este compuesto procede de una especie de masa oscura que descansa sobre el fondo, de la que emanan gases “neurotóxicos” que incluso se pueden percibir fuera del agua y que son “totalmente letales”.

“No es un proceso inmediato, es algo que viene ocurriendo unos treinta años por lo menos (…) y recién estamos comenzando a ver las consecuencias de ese proceso lento de contaminación”. Lo que ocurrió en 2015 fue “evento aislado”, pero sus efectos se mantienen y “podría llegarse a repetir” en cualquier momento, advierte.

Recuerda que hace varios años había tantas ranas como piedras en los alrededores, pero la contaminación provocó que su número disminuyese y que las plantas subacuáticas muriesen.

Parte de las aguas de Cohana están infestadas por algas que han crecido en la superficie. Los comunarios afirman que son plantas “malas”, consecuencia directa de la suciedad.

La totora, útil para alimentar el ganado y para la construcción de balsas, ha crecido hacia el interior del lago, pero está marchita, con sus raíces y tallos podridos.

Las raíces blancas de estas plantas se han vuelto amarillentas o color café, y así no sirven para alimentar ganado, puesto que los animales las rechazan. Tampoco sirven para los lugareños coman el cogollo, conocido como “chullo”.

Salvar el lago sagrado

Las acciones por la preservación del Titicaca comenzaron una nueva etapa en 2016, con un encuentro entre los Gobiernos de Bolivia y Perú. Ese mismo año el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de unos 86 millones de dólares para contribuir a las labores de limpieza del lago en Bolivia y su afluente, el río Katari.

La financiación se destinó al tratamiento de aguas residuales, la conexión de viviendas al sistema de alcantarillado y la disposición de los residuos sólidos en rellenos sanitarios en la cuenca del Titicaca.

En 2018 comenzó la ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales de Puchukollo, en El Alto, que recibe parte de los deshechos de la ciudad y que se construyó hace veinte años, según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia.

No obstante, el riesgo de contaminación persiste en todo lugar en el que hay grandes asentamientos humanos, como Huarina, Achacachi, Escoma, Puerto Acosta, poblaciones bolivianas próximas al lago Mayor, incluida Copacabana, uno de los referentes turísticos de Bolivia.

El director de Medio Ambiente del municipio de Copacabana, Emilio Chino, admite que las poblaciones bolivianas aledañas al Titicaca no tienen plantas de tratamiento de aguas. En su jurisdicción, esta instalación “está en etapa de licitación”.

No obstante, las regiones circundantes al Titicaca de Bolivia y Perú han logrado constituir una mancomunidad para mitigar la contaminación del lago sagrado.

El Gobierno de Bolivia, con apoyo de la cooperación internacional -entre ella la una partida de 115 millones de dólares prevista por Francia-, tiene planes para combatir esta amenaza silenciosa.

El Programa de Saneamiento del Lago Titicaca-Cuenca Katari trabaja desde 2016 con gobiernos municipales para la construcción de diez plantas de tratamiento de aguas residuales, que se espera que vayan entrando en funcionamiento hasta 2022.

Las culturas Chiripa, Pucará y Tiahuanacota admiraron la majestuosidad de estas aguas. Cuenta la leyenda que la Inca surgió de la Isla del Sol, la más grande del lago. Más de 2.000 años después, el imponente Titicaca espera una solución que preserve su legado pleno de naturaleza y mitología.

Fecha de Publicación: 11 ago 2019

Esteban Ticona Aymara boliviano, doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos y docente en la UMSA

En la década de los 80 y 90 había varios congresos académicos en ciencias sociales y humanísticas sobre Bolivia. Uno de los espacios más interesantes fue la Reunión Anual de Etnología (RAE), del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), que permitió el conocimiento de estudios de investigadores nacionales y extranjeros. Aquí se cristalizaron los Estudios andinos, bajo otra mirada metodológica e interdisciplinaria acerca de los pueblos ancestrales, campesinos y sus múltiples problemas.

A mediados de los 80, en la ciudad de Cochabamba, se impulsaron encuentros sobre estudios bolivianos, en los que se debatían varios temas cruciales de la época, como el fortalecimiento de los ayllus y sus autoridades originarias. El reconocido historiador español Joseph Barnadas, uno de los impulsores, fue quien cerró este espacio académico, porque cada vez había más indios en el encuentro, incluidas autoridades originarias, que debatían con los investigadores sus problemas, su futuro, en fin.

Recientemente tuve la oportunidad de asistir al X Congreso Internacional de la Asociación de Estudios Bolivianos, realizado en Sucre. El congreso ofreció una amplia oferta de mesas, con variados temas. Me interesa comentar la mesa “Investigaciones con perspectiva comunitaria”, organizada por el Archivo y Biblioteca Nacional de Bolivia (Abnb), dependiente de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia. El coloquio giró en torno a otra forma de investigar la memoria oral y por los mismos pueblos indígenas, y me permitió contar la experiencia del movimiento de los caciques apoderados (1912-1952), dirigidos por Santos Marka T’ula, con énfasis en la búsqueda de documentos coloniales y republicanos a su favor, mediante sus escribanos indios; así como la forma en la que generaron una nueva forma de narrativa escrita. 

En este espacio, los qaqachaka de Oruro, representados por Rosendo Copa y Juan Maraza, relataron su experiencia a propósito de una investigación que ellos realizaron. En concreto, recopilaron la memoria oral mediante un acto colectivo y de amplio debate para luego escribirla. También se apoyaron en los documentos antiguos que existen en muchas comunidades. El director de la Abnb, Máximo Pacheco, resaltó la forma en que se realizó la sistematización de su historia, mediante grandes asambleas comunales.

También estuvo presente Julián Ugarte, representante del gran ayllu Poroma de Chuquisaca, a quien conocí hace varios años en la ciudad de Potosí, en uno de los primeros eventos de fortalecimiento de las autoridades originarias, y que fue la semilla para la creación del Consejo Nacional de Ayllus y Markas de Qullasuyu (Conamaq). Ugarte siempre fue entusiasta y visionario, al igual que Andrés Jach’a Qullu y su esposa, Matilde Colque, antiguos caminantes en defensa de las tierras de los ayllus y el pleno goce de su espiritualidad. Oír la explicación en quechua de Julián Ugarte, el antiguo purirante, sobre algunos detalles de esas luchas de los pueblos ancestrales fue muy emocionante. René Vargas, del pueblo yampara, y Germán Ugarte, nieto de Ugarte, presentaron esbozos de la historia de vida del tata Julián: “Memorias de un purirante”, en plena elaboración.

Con este coloquio se impulsó el diálogo de saberes y el reconocimiento de otras formas de hacer investigación interdisciplinaria, cuya aceptación es uno de los grandes retos en las ciencias sociales y humanísticas. Esperemos que en futuros encuentros de la AEB se sigan fortaleciendo estas otras formas de investigar y narrar la historia de los pueblos ancestrales. Wali askiwa Qaqachaka jilatanaka, kullakanaka, wali suma yatxatasipki markapata. Ukhamaraki tata Julián Ugarte Puruma markata wali suma parlt’istu suma sarnaqawita, nayra ch’axwanakata.

Fecha de Publicación: 09 ago 2019

El día de hoy jueves 08 de agosto se llevó a cabo la Suscripción del Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional entre el Gobierno Autónomo Municipal de Laja y la Universidad Mayor de San Andrés. Con la presencia de la Sra. Alcaldesa de Laja, Pía Blanca Poma Coronel, la Subalcaldesa, el Presidente de su Consejo Municipal de Laja, así como el presidente del Comité de Riego de la Comunidad Indígena de Cachuma. La universidad prestara servicios a los municipios rurales de nuestro departamento.

 

 

 
Fecha de Publicación: 08 ago 2019

Un estudio sobre el feminicidio, sus situaciones, procesos y consecuencias en las ciudades de La Paz y El Alto, y otro que analiza la problemática del acoso sexual, fueron presentados en la Feria Internacional del Libro (FIL 2019) en el Campo Ferial Chuquiago Marka de Bajo Següencoma.

Los promotores son el Instituto de Investigaciones Sociológicas "Mauricio Lefebvre" (IDIS), el Instituto de Investigación, Interacción Social y Posgrado de la Carrera de Trabajo Social (IIISP-TS) y el Instituto de Investigaciones Antropológicas y Arqueológicas (IIAA) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

"Los rostros de la violencia de género. Feminicidio, sus situaciones, procesos y consecuencias en las ciudades de La Paz y El Alto (2010-2018)" fue elaborado por Marlene Choque, investigadora del IDIS. El estudio adopta una perspectiva sociológica para caracterizar los feminicidios en La Paz y El Alto, tomando en cuenta los cambios que atraviesa el país, las condiciones estructurales, culturales y sociales que convergieron en cada caso, su tratamiento en el sistema penal y en la esfera pública.

A partir de miradas micro y macro, y un diseño metodológico mixto, prioriza las situaciones de violencia más que en posibles individuos violentos, considerando que la violencia forma parte del orden social y no una desviación.

Con información hemerográfica y de entrevistas, se reconstruyeron los perfiles de los involucrados, las situaciones y contextos, así como las representaciones sobre la violencia y el feminicidio en las familias de víctimas, jueces y policías.

Marlene Choque Aldana es socióloga y comunicadora, maestra en Ciencias Sociales (FLACSO, México) y candidata a doctora en Sociología (El Colegio de México).

Fecha de Publicación: 07 ago 2019

Al menos 20.000 bailarines de más de 70 fraternidades tomaron ayer el centro paceño y presentaron danzas del sur, el valle y el altiplano de Bolivia.

Antes de aprender los pasos del bailecito cochala, Elena y sus compañeras investigaron cuáles son las características  y la historia  de esta danza. “Hemos decidido rescatar una parte de la cultura  de Cochabamba. Hace mucho tiempo que no se baila en La Paz y en la entrada universitaria”, comentó ayer  la estudiante  del Taller Cultural Wiñay Takisunchis  de la Facultad de Tecnología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

Con serpentinas, polleras cortas y coloridas,  blusas blancas, decenas de jóvenes  conquistaban  aplausos al ritmo del bailecito cochala  en  la XXXII Entrada Folklórica Universitaria, que  ayer tomó las principales calles del centro de La Paz.
 

Estudiantes  conquistaron los aplausos al ritmo de la saya.

Bailes del sur, el valle y el altiplano de Bolivia sorprendieron a los asistentes. La universitaria de segundo año de la carrera de Nutrición  Isabel Sáenz   no dejaba de saltar y bailar al ritmo de los violines y tambores que acompañaban a  la presentación de la rueda chapaca.

“Ensayamos un mes y medio con mucha energía y cariño. Es muy lindo presentar una danza del sur del país en La Paz”, dijo Sáenz, vestida con una manta  amarilla y una pollera corta, además del tradicional sombrero decorado con flores.

“Me encanta la música tarijeña porque es muy movida y alegre.  Es por eso que decidí participar  por primera vez en la entrada universitaria”, dijo  el estudiante Ronald Machicado, mientras  hacía una demostración de un zapateo. Aseguró que prefiere mil veces  bailar rueda chapaca que un caporal.

Con zapateos  y sonrisas, los jóvenes bailaron  ayer.

Entre otras danzas que se presentaron están kallawayas,   amor tacana,  zapateo potosino y  qarwani, además este año  la Facultad de Derecho  rescató del olvido al baile de los doctorcitos. “Es muy emocionante presentar esta danza.  Es  una  sátira a los abogados y los jueces. Los pasos son muy fáciles” , comentó  la universitaria  Marianela Ramos.  

 Y por eso, este 2019  la entrada tiene el  lema “Folklore universitario para revalorizar nuestra diversidad  cultural”.   El encuentro comenzó a las 9:00 y se extendió hasta la medianoche. La concentración se realizó  en la avenida Montes (altura Cervecería, por el carril de subida). El recorrido continuó por la Montes, Obelisco y  Camacho para terminar en la Av. Simón Bolívar.

La ñusta  de una de las fraternidades de diablada, ayer en la entrada.

 

Una comitiva, integrada por autoridades de la UMSA y la Alcaldía de La Paz, fue la encargada de inaugurar la entrada folklórica. Minutos después, al menos  100 adultos mayores de la Universidad Municipal del Adulto Mayor  se sumaron a la inauguración del encuentro con  la danza de la mohoseñada.

La entrada universitaria  se inició en 1988 con el ingreso de nueve fraternidades. Ayer, más de 20.000 estudiantes  de  72 fraternidades tomaron las calles del centro paceño. Además de presentar danzas poco conocidas, los universitarios también presentaron morenada, caporales,  llamerada, diablada, tobas,  chacarera y  tinku, entre otras.

El paso de un bloque de  auqui auquis de la    Federación Universitaria Local (FUL)  también conquistó aplausos del público. Entre saltos y abrazos, los kusillos sacaron a bailar a la gente.
Antes del inicio de  la entrada, funcionarios de la Alcaldía  de La Paz realizaron operativos y desarmaron cinco graderías porque incumplieron con las condiciones mínimas de seguridad.  

 

Cansado, pero feliz, Daniel Almanza bailaba al ritmo del salay. “Estoy en el primer año de ingeniería industrial. Hemos ensayado más de dos meses, lo más difícil es el paso del doble zapateo”, comentó.

“Ya bailo  cuatro años con mi carrera”, comentó  Franz Flores, mientras  saltaba al ritmo de la tonada potosina  de Ciencias de la Educación.  “Me siento  orgulloso de mi universidad y de la cultura de Bolivia”, concluyó.

Kusillos  saltaron y bailaron con los asistentes.

 

La fiesta de la  UMSA, un encuentro de exalumnos

“Soy abogado, ya salí de la  universidad hace  tres años. Sigo bailando en la entrada universitaria porque me gusta el folklore y la cultura”, dijo ayer  Alejandro Palomino,  uno de los guías de la  fraternidad de rueda chapaca. “Bailaré hasta que las rodillas aguanten”, comentó entre risas el profesional y aseguró que  el hecho de participar en este encuentro folklórico es una manera de evocar sus años como estudiante.

Exdirigentes  de la FUL  presentaron  auqui auquis.

 

Al igual que Palomino, cientos de exuniversitarios  y egresados de diferentes carreras se sumaron a la Entrada Folklórica   de la UMSA. Según varios de los participantes, esta fiesta cultural es también    un  espacio  de encuentro e  intercambio de los exalumnos.

De acuerdo con el representante de la comisión de culturas de la UMSA, Jhony Contreras, un 20% de los bailarines de la entrada son exestudiantes y egresados. “Es un espacio de encuentro de generaciones”, dijo. 

 

Martha Choque Ibarra, docente de  Ciencias de la Educación, contó que  en su etapa como estudiante no bailó  en la entrada universitaria, pero ahora decidió participar en este encuentro cultural para compartir con sus excompañeros de carrera. “Es increíble compartir  ahora con los jóvenes que son muy hábiles para  bailar la tonada potosina”, comentó.

Reina Vargas salió  de la carrera de Ciencias de la Educación  hace seis años. “Después de  mucho tiempo  estoy volviendo a bailar tonada potosina  en la entrada universitaria. Me siento muy feliz porque puedo compartir otra vez con compañeros de mi generación”, aseguró.

Al ritmo de una morenada, Luis Montaño, docente de la Facultad de  Agronomía, guiaba a un bloque de achachis, chinas  y cholas paceñas. “Bailamos por la autonomía universitaria. He sido estudiante  de la UMSA y ahora tengo el honor de bailar en este entrada  como docente”, dijo. “Participar en este encuentro es como revivir los años de juventud”, comentó.

Fecha de Publicación: 05 ago 2019
Será instalado en Chacaltaya, donde se pretende estudiar las variaciones que tiene la radiación cósm...
16 de agosto
Se identificó como un “devoto de Gutenberg”, continúa apelando al papel, al libro y a la prensa escr...
15 de agosto
No podemos ser cómplices ni convivir con una violencia que nos avergüenza
15 de agosto
Implementar programas de estudio conjunto, intercambio académico, además de prácticas preprofesional...
15 de agosto
Proveyendo nuevas herramientas para la enseñanza universitaria
14 de agosto
El lago navegable a mayor altura del mundo, protector de civilizaciones antiguas
11 de agosto
Reconocer otras formas de investigar la historia es uno de los grandes retos en las ciencias.
09 de agosto
Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional entre el Gobierno Autónomo Municipal de Laja y la U...
08 de agosto
Estudio sobre el feminicidio, situaciones, procesos y consecuencias en las ciudades de La Paz y El A...
07 de agosto
Al menos 20.000 bailarines de más de 70 fraternidades tomaron ayer el centro paceño
05 de agosto

^